La Guitarra de Cuenca




Sus  primeros pasos en guitarra y música popular los dió bajo la tutela del guitarrista Joel Alvarado Castro para posteriormente estudiar en el Conservatorio Nacional "José María Rodríguez" de su natal Cuenca, bajo la guía de Bolívar Sarmiento Regalado, y posteriormente Carlomagno García. Por gestión de éste último, el entonces Rector Dr. José Castellví le consigue una beca para estudiar con el concertista chileno Guillermo Moreno Pinto, quién estuvo de paso por nuestro país. A los quince años se presenta acompañado por la Orquesta Sinfónica de Cuenca y a los 16 es contratado para dictar clases de Guitarra en el Conservatorio.
Acompañado de la Orquesta Sinfónica de Cuenca
En 1989 es invitado a dictar clases en el Centro Particular de Capacitación Musical "Rafael Sojos Jaramillo", en donde, bajo la guía de la concertista y pedagoga chilena Noelia Vial, se encamina en el mundo de la docencia. Tras ganar el correspondiente concurso de oposición y méritos ingresa como profesor titular de guitarra en el Conservatorio "José María Rodríguez" en donde dicta cátedra de guitarra hasta la actualidad.
Sus estudios secundarios los cursó en el Colegio Nacional Experimental "Benigno Malo" en la especialidad de Ciencias Sociales.
A los 17 años en el Teatro Universitario "Carlos Cueva Tamaríz" como acompañante.

Junto a la recordada Maestra Luz María Rodas (+)
Ha dictado clases de Guitarra y de Derechos de autor en  la Facultad de Artes, Escuela de Música de la Universidad de Cuenca. Doctor y Abogado de los Tribunales de Justicia de la República del Ecuador; Magister en Derecho Informático, Mención Comercio Electrónico por la Universidad de Cuenca;
En Paute, acompañanado en una presentación a los Maestros Pepe Jaramillo y Galo Cárdenas
Profesor especializado en Pedagogía Musical; Magister en Pedagogía e Investigación Musical por la Universidad de Cuenca; Licenciado en Ciencias de la Educación especialidad Guitarra Clásica;  Licenciado en Artes Musicales, Area de Composición; Ha participaco en las clases Maestras de Angel y Pepe Romero; Remi Boucher; Enriq Madriguera; Ignacio Rodes; Susan Mc. Donald; Rodrigo Riera; Rafael Suarez; Ryhuhey Kobayashi; Terry Pazmiño; Diana Viteri; Rodolfo Acosta; Pablo Freire Camacho, entre otros.
En el 2006 con el apoyo de la Facultad de Artes y su Maestría en Pedagogía e Investigación Musical (Universidad de Cuenca) graba un disco conteniendo arreglos y composiciones de su autoría para Guitarra. Dirige el Grupo Cultural y Revista "La Guitarra de Cuenca" y "Area Superior de Guitarra Clásica de Cuenca".

Acompañado de la Orquesta Sinfónica de Cuenca, Iglesia de María Auxiliadora

En las actividades que realiza en el Conservatorio "José María Rodríguez" tiene a su cargo la dirección de la Orquesta de Guitarras de la sección matutina, y de 2008-2010 se desempeñó como Vicerrector de ésta institución.

"Participar en Master Class como músicos activos frente a nuestros estudiantes ha sido algo fundamental, pues, para ellos se genera una verdadera experiencia al observar a sus maestros asumir el rol de discipulos y verlos resolver los problemas del repertorio y la interpretación diríamos "en tiempo real". Es involucrarse como actor directo. Para nosotros en cambio, la experiencia es adquirir nuevos conocimientos y consejos de manos de colegas, lo que además ofrece más profesionalismo a nuestra trayectoria. Personalmente no creemos mucho en ser  maestros de escritorio, o aquellos que nunca participan activamente en los master class o trabajos fuera de escenario que son los más verdadero de la actuación del músico". Comenta Diego.

De sus aulas se cuentan más de seis generaciones de guitarristas titulados de Conservatorio y otros más a nivel universitario, quienes en su gran mayoría ejercen su profesión como músicos instrumentistas de guitarra e incluso dictan la cátedra en instrumento en su modalidades clásica y popular, lo que denota la poderosa presencia de los hermanos Pacheco en el medio guitarrístico del Sur del Ecuador.

Realizó cursos de Construcción de Guitarras de Concierto con los afamados luthiers mexicanos Perfecto Rubio Vásquez y Manuel Rubio Cano (2009) y se desempeñó como Perito Músico de la Función Judicial del Azuay.



Junto a "Apología Nacional", de la Universidad de Cuenca. Cortesía diario "El Tiempo" de Cuenca, sábado 31 de mayo del 2014, página 5 A.

Comentario en Diario El tiempo, Cuenca del viernes 22 de septiembre del 2017

Diego Pacheco, en treinta años de carrera musical, ha ejecutado en las guitarras adquiridas a los luthiers José Ramírez III (España); Perfecto Rubio Vásquez (México); y, de Ecuador, de los luthiers Vicente Bacuilima  (+), Luis Uyaguari Quezada y Saúl Benalcázar, considerados por los entendidos  como los mejores constructores ecuatorianos.
Para Pacheco el desarrollo guitarrístico y el entusiasmo que siente la juventud por la guitarra en la actualidad es notable, pese a que según cuenta, "en la época en la que realizamos nuestros estudios en el Conservatorio no había una inclinación al insturmento como la que hay ahora. De hecho, al marcharse nuestro primer maestro Bolívar Sarmiento, quedamos un grupo de estudiantes dirigidos  por Carlo Magno García, quién, por esas cosas de la vida, también tuvo que abandonar el plantel, lo que nos obligó a  algunos a salir de la provincia y tomar clases particulares en otros lugares. En ese momento y con otra gente de diferente perspectiva y formación pudimos continuar con el proceso de estudio guitarrístico y sus exigencias. Ya habíamos conocido parte de ésto con Guillermo Moreno, guitarrista chileno, sin embargo en Quito, Guayaquil y Loja desde hace tiempo se tocaba a otro nivel. Todo ésto influyó para buscar contacto con gente más preparada a nivel guitarrístico, lo que nos obligó a seguir un "Plan B" que no era más que prepararnos y formarnos a un nivel más profesional y realizar una reingeniería en todos los procesos guitarrísticos que hasta la fecha habíamos seguido, no porque estaban mal, sino que simplemente las cosas habían ya avanzado. Posteriormente, se abrió la carrera de Guitarra en la Universidad y la seguimos paralelamente con la de Composición. Esto nos ayudó mucho a replantearnos la enseñanza de la guitarra en nuestra querida ciudad en donde para la fecha ya éramos profesores y para entonces ya habíamos conocido a otros guitarristas formados de mejor manera. En la actualidad habiendo hecho una gran parte del "circuito" guitarrístico -como nosotros lo llamamos-, seguimos estudiando pues  el conocimiento de la guitarra no termina. Con gusto hemos graduado a jóvenes estudiantes que en la actualidad son docentes del Plantel y otros que ejercen libremente la profesión. Con las nuevas reformas, al haberse separado el nivel Técnico del Tecnológico, lo que antes era el nivel Tecnológico pasó a formar parte de los tres últimos años del estudio de lo que hasta la fecha se denomina conservatorio nacional o incluso <> -para hacernos un poco al sistema- lo que obligatoriamente deriva en que lo que en el actual nivel Tecnológico equivalente al nivel superior  en nuestra especialidad deba necesariamente  tener un mayor nivel de desempeño, y esto conlleva la necesidad de docentes preparados con título de tercero o cuarto nivel, como lo exige la ley,  en ejecución de Guitarra. El problema fundamental es que no existen aún en nuestro país guitarristas con título especialmente de cuarto nivel en guitarra clásica lo que de por sí ya  trae inconvenientes pues la ley expresamente exige ciertos perfiles para ésto. A nuestro modesto criterio se debieron adoptar otras soluciones pues es sabido que a nivel mundial no todos los grandes músicos o artistas necesariamente poseen un título de tal categoría pero por imperio de la ley en nuestro país se ha dispuesto así y como sabemos todos, la ley es la ley." señala. "Actualmente (2016) la guitarra está difundida por toda la comarca y como curiosidad, en nuestra ciudad concretamente existen tres escuelas: la que sigue nuestra línea, que se encuentra focalizada en el Conservatorio de la localidad. Otra que en la actualidad está dirigida por García,  y, una última de la cual de momento no tenemos mayores referencias;  ésto en el ámbito académico. En el ámbito popular en Cuenca te encuentras con guitarristas en cada esquina, lo que denota la gran actividad musical de la ciudad. ¿Cual de las escuelas es mejor? Bueno, la música es para unir a los seres humanos. Enseñar música y guitarra con el único afán de competir es una visión que la manejan los mercaderes del arte, sin embargo cuando esa competencia se ve transparentada en actividades académicas la cosa cambia. Yo prefiero decir que la mejor escuela es la que busca sacar lo mejor de cada ser humano. En la Universidad Estatal, lugar en donde he tenido el honor de dictar clases del instrumento, he logrado conocer a jóvenes muy talentosos que no necesariamente provenían de un conservatorio y que con un poquito de ayuda han obrado verdaderos "milagros" con el instrumento, motivo por el que la Facultad de Artes a través de sus personeros nos ha premiado a docentes y estudiantes con la grabación de un disco en donde se plasma el resultado de este trabajo que lo venimos haciendo de manera silenciosa, sin pretenciones sino más bien con el ánimo de sacar adelante la guitarra de concierto de nuestra ciudad. En el caso de Marcelo, mi hermano, a quién siempre he considerado un genio de la guitarra, ya que de niño se dió el gusto de "hacer estudiar" a nuestros maestros, por haber tocado obras importantes desde su más temprana edad, todos sus alumnos son ampliamente reconocidos en el ámbito guitarrístico sonando nombres como de Freddy Bravo León, Kimberly Toledo, a quién formó durante todos sus estudios de conservatorio preparando su repertorio y estudios  para el nivel tecnológico; Diego Morochz, también ex docente; Xavier Guazhambo; Carlos Jadán, Marcos Figueroa, Danilo Villavicencio,Génesis Guartán, entre otros cientos. De hecho esta primera circunstandia de nuestra historia guitarrística hace que seamos más gratos para con nuestros primeros maestros a quienes les debemos mucho, especialmente el lenguage musical, el cariño, el respeto y la gratitud, pero también la posibilidad de haber conocido otros espacios de formación musical en el cual conocimos a nuestros posteriores maestros". Enfatiza. "En la actualidad hay jóvenes que están saliendo a estudiar en el extranjero, cosa que está muy bien pues todo cambia, todo se transforma y evoluciona, de hecho, lo que aprendimos en nuestros primeros estudios dista de manera kilométrica de lo que en su momento se nos exigió a nivel de licenciatura y lo que se exige en la actualidad en el campo guitarrístico; el instrumento mismo ha cambiado tanto en su forma, su repertorio así como en su concepción interpretativa. En la época de Sarmiento muchos guitarristas se resistían a estudiar a Sor, Carulli o Giulliani; ni tampoco se interesaron en su totalidad  en saber a profundidad sobre la técnica; la mayoría queria tocar música popular como pasillos, boleros, baladas, cantar y tocar, pues el concepto de interpretación guitarrística era diferente. ¿Música contemporánea para guitarra? eso tampoco se conocía y si de vez en cuando alguien tocaba, por lo general la sala quedaba vacía. Con García la situación poco a poco fue cambiando pues, se buscó formar una base técnica, sin embargo desde los años ochenta hasta el actual 2016 muchas cosas han variado mucho. Nosotros mismos hemos cambiado y por tanto es lógico que los nuevos guitarristas busquen explorar otras fronteras para educarse. Estamos en un mundo globalizado y eso es ahora lo común. Lo triste sería que no existiera afán por evolucionar." recalcó. "Incluso alguien decía: <<Aún nos falta, debemos estudiar de nuevo>>, posición con la que discrepamos un poco porque cada época tiene sus avances, retrocesos, así como las mejores historias tienen sus damicelas, héroes y villanos, por hacer una comparación. En éste caso la damicela es nuestra señora la guitarra, un poco parafrasenado a Rodrigo Riera". "Actualmente me dedico a enseñar, componer, elaborar repertorios y preparar digitaciones de repertorio para mis estudiantes. También he podido conocer a verdaderos guitarristas, mucho más grandes, conocedores y preparados que yo, de quienes he admirado su enorme sencilléz, alejada de todo ánimo por figurar y egoismo,  actitud que algunos músicos, especialmente jóvenes, aún les falta cultivar pues, no es buen guitarrista el que disfruta de una mayor propaganda y notoriedad o que toca con mayor velocidad, sino quién forma y educa, así su labor quede bajo el sello del anonimato, como tampoco podríamos llamar maestro a aquel que  descaradamente usurpa el trabajo de otros  y, de "yapa" -como decimos los cuencanos- desmereciendo el trabajo realizado por su antecesor, cosa de la cual nos hemos cuidado mucho pues todo Maestro aporta en su momento dado algo importante para el futuro guitarrista". Finalizó.




                Para Clases personalizadas y/o asesoría técnica: (593)  0999678472
                               Seguir en Facebook:
https://www.facebook.com/diegopachecobarrera
        


 
© 2017 La Guitarra de Cuenca